JON PASCUA: LAS TÉCNICAS DE REINCORPORACIÓN DEL PORTERO 23/12/16

Buenos días a todos, estamos prácticamente en un día especial para muchos como es el de noche buena y desde @lawebdelmister seguimos publicando artículos que creemos pueden ser interesantes y de utilidad, en esta ocasión y por ser el día dedicado a los porteros traemos una publicación realizada por Jon Pascua Ibarrola 

captura-de-pantalla-2016-12-23-a-las-13-34-45

LAS TÉCNICAS DE REINCORPORACIÓN DEL SUELO DEL PORTERO

Una de los apartados del área técnica que más controversia provoca dentro del mundo de los estudiosos del entrenamiento específico del portero de fútbol es el de las diferentes técnicas de reincorporación del suelo por parte del portero. Una controversia y polémica que posiciona a los entrenadores de porteros y que a menudo los decanta por el uso de una u otra de las técnicas por razones de gustos.
Considero que es una controversia carente de sentido, pues lo importante de las diferentes técnicas no es si son del agrado o no de nosotros los entrenadores, sino su grado de utilidad y si estas son, o no, una herramienta válida para nuestros porteros. Tal y como podéis leer en mi libro “El Manual Técnico del Portero de Fútbol”, entiendo y detallo tres diferentes tipos de incorporaciones y sus usos de esta manera.
  1. La reincorporación al estado natural o incorporación mediante “péndulo” o “balanza”: Cuando lo que queremos es volver a la posición básica.
  2. La reincorporación hacia el mismo lado de la caída o estirada, (llamada a veces “gateo” debido a su derivación): Cuando lo que pretendemos es levantarnos hacia mismo lado de la caída para desplazarnos hacia ese mismo lado y dar contestación a una segunda acción.
  3. La reincorporación mediante rotación en el suelo o “giro”: En los casos en los cuales lo que queremos es levantarnos orientados hacia el lado contrario sobre el cual hemos efectuado la caída o estirada.
Sin entrar en más detalles (los interesados pueden acudir al libro) considero que todas estas técnicas de incorporación son válidas, útiles y necesarias. Son además una gran herramienta para los porteros, y su utilización tan solo es errónea por el hecho de ser puesta en práctica en situaciones en las cuales su uso no es el adecuado.
captura-de-pantalla-2016-12-23-a-las-13-34-38
Es decir; por norma general no utilizaremos la técnica del giro o la técnica de la balanza para reincorporarnos hacia el mismo lado de la caída o estirada, como tampoco utilizaremos la técnica de reincorporación hacia el mismo lado (también conocida en su derivación como “gateo”) para levantarnos hacia el lado contrario. No es una cuestión de si nos gusta o no que nuestros porteros se levanten de una manera u otra. Nada tiene que ver con nuestros gustos personales, sino con las herramientas con las cuales dotamos a los porteros para que desarrollen mejor un trabajo que no es otra cosa que parar.
No entrenar o no trabajar las diferentes técnicas de reincorporación y no ofrecerlas para su disposición y su uso por motivos de nuestros gustos personales es limitar al portero. Me guste o no, es algo que todos los porteros con (para) los cuales trabajo necesitan manejar. Y libre de hacer juicios de valor sobre mis gustos personales ofrezco la enseñanza de todas y cada una de las técnicas, con sus diferentes procedimientos para su manejo.
Luego, las diferencias, pueden venir de la mano del procedimiento técnico de ejecución a seguir en todas y cada una de las diferentes técnicas, que pueden variar de unos entrenadores de porteros a otros. Aquí ya estamos hablando de matices, en cuanto forma y estilo de la reincorporación, pero no de la limitación que provocaría la no enseñanza de alguna de las técnicas más arriba mencionadas.
Y si entramos más al detalle observaremos que la reincorporación más utilizada por los porteros en la competición es la reincorporación hacia el mismo lado de la caída o el “gateo”, mientras que la incorporación más conocida y de la que más se habla es la reincorporación al estado natural o la “balanza”. La rotación en el suelo o “giro” es también empleada por los porteros, pero en menos medida.
No por aquello de incorporarnos en el suelo hacia el lado contrario de la caída o estirada, sino por el hecho de aprovechar la inercia de la caída para incorporarnos y volver a la posición básica. Cuando la caída se produce con fase de vuelo o con mucha inercia (al efectuarse tras un desplazamiento previo) la utilización de la “balanza” es muy complicada por la descompensación corporal que se produce en el cuerpo del portero al entrar este en contacto con el suelo. Es por esta razón que a menudo resulta más cómodo para el portero reincorporarse del suelo de esta manera.
Y ¿Qué es lo que sucede entonces con la balanza? Pues que es también utilizada en menos ocasiones que la anterior y está por detrás de esta en el escalafón de las reincorporaciones por su uso en competición en situación de estrés y respuesta inmediata, que es para lo que son realmente necesarias. Y es así porque para reincorporarse del suelo mediante la técnica de la balanza la caída del portero debe de ser muy equilibrada, y esto sucede en muy pocas ocasiones en competición. Además de que la mayoría de los rechaces del portero son hacia zonas laterales, y en prolongación a su estirada, lo que conlleva que tenga que utilizar la técnica de la reincorporación hacia el mismo lado de la caída.
captura-de-pantalla-2016-12-23-a-las-13-35-11
Y voy a ir un poco más allá, ¿Cuantas veces realiza un portero una acción combinada en competición y utiliza estas variantes técnicas? Pues la realidad es que muy pocas para la controversia que desatan. Pero claro, el problema para nosotros no es la competición sino que es… ¡El entrenamiento! Es aquí donde realizamos una gran cantidad de acciones combinadas y requerimos de su utilización o de su uso; bien durante los calentamientos o bien durante las tareas planteadas.
Y pregunto; cuando planteamos una tarea combinada en portería simulando una situación real del juego y tiene el portero que responder a un segundo balón… ¿Cuantas veces lo hace mediante la balanza?. Hace ya mucho tiempo, reflexionando un poco sobre las situaciones que se dan en el juego (sin hacer un análisis exhaustivo ni utilizar una hoja excell o plantillas de recogidas de datos), deduje que las situaciones que se dan en el juego en las cuales el portero debe de reincorporarse mediante las diferentes técnicas no son tantas, y que no son tan, tan determinantes durante la competición para el portero.
Y lo digo también por el hecho de que corregimos las incorporaciones de los porteros durante el entrenamiento pero poco, muy poco o casi nunca, durante el video análisis competitivo o post partido. ¿No es algo curioso si estos gestos técnicos desatan tanta controversia?
Personalmente me gusta introducir tareas de reincorporación mediante “balanza” durante los calentamientos de los entrenamientos, porque el tener que reincorporarse de esa manera obliga al portero a caer al suelo con una técnica exquisita, pues cayendo desequilibrado no sería capaz de reincorporarse empleando la técnica correcta de vuelta a la posición básica, o le resultaría muy complicado.
Utilizo tareas con la técnica de la balanza para dar también equilibrio a la técnica de caída. Tanto el gesto técnico de la caída como el de la reincorporación están condicionados el uno por el otro. Las tareas para el manejo de la técnica de la reincorporación hacia el mismo lado de la caída las utilizo tanto en calentamientos como en tareas de técnica aplicada o simulaciones de situaciones del juego. Está última técnica podríamos decir que es un derivado de la técnica de la “balanza” con la particularidad de que el movimiento de incorporación es realizado con un impulso orientado hacia el lado de la caída y no volviendo atrás mediante el también llamado “péndulo”.
Uno de los errores más comunes en esta técnica es hacer ligeramente la “balanza”, volviendo atrás, para luego iniciar el movimiento de incorporación hacia el lado sobre el cual ya estábamos recostados. Algo que conlleva una notable pérdida de tiempo. ¿Las tareas que incluyen la reincorporación mediante giro? Pues son las que menos trabajo de los tres tipos de técnicas, aunque las introduzco mayormente en tareas analíticas para que los porteros dominen su manejo y su uso.
Provocar su utilización en tareas condiciona la técnica de caída (sobre todo en acciones combinadas de blocajes con caídas) pues el portero caerá ligeramente hacia atrás, un tanto vencido, para facilitar su reincorporación mediante esta técnica. Me gusta trabajar el giro junto con el desvío más que con el blocaje, aunque a veces lo haga de manera específica si lo hago en tareas de agilidad (La famosa lavadora o “washing machine”). Con sus matices, hay un razonamiento detrás de ello, y sin ser todo blanco o negro me manejo siguiendo un razonamiento dentro de una “lógica”.
Es por esta razón que en el proceso de enseñanza – aprendizaje tenemos que hilar muy fino con la introducción de este gesto técnico (giro), y comenzar a hacerlo en una etapa en la que la técnica de caída esta perfectamente asimilada. Mientras que la reincorporación mediante la técnica de balanza y el “gateo” (reincorporación hacia el mismo lado de la caída) no condicionan la técnica de caída (y ayudan para asimilar una correcta técnica de caída), la rotación o “giro” si lo hacen, por lo que tenemos que ser muy cuidadosos con el volumen de tareas en las cuales introducimos los diferentes tipos de técnicas de reincorporación.
No obstante en todo esto lo importante no es cuanto y como trabajamos estas tareas, sino las reflexiones que nos conducen a hacerlo. Lo importante no son las tareas en sí mismas, sino los razonamientos que nos llevan a ellas. Con todo esto no pretendo abrir un debate sobre la utilización, uso, implementación y desarrollo de las técnicas de reincorporación del suelo por parte del portero, sino provocar una reflexión (equivocada o no) que nos lleve a introducir estos conceptos en nuestro modelo o metodología de entrenamiento con cierto sentido metodológico y práctico.
El error no es trabajar algo o no hacerlo, el error es trabajar o no sin saber porqué hacerlo o porqué no hacerlo. O en su defecto hacerlo sin haber reflexionado lo suficiente al respecto pues “Es mejor saber después de haber pensado y discutido que aceptar los saberes que nadie discute para no tener que pensar” (Fernando Savater). Y es que tal y como dijo Juvenal “Todos desean saber, pero pocos pagar el trabajo que vale”. Y así, poco a poco, reflexionando, nos acercamos cada vez un poquito más a la esencia de este trabajo. ¿La frase del día de hoy? “Los que están siempre de vuelta de todo son los que nunca han ido a ninguna parte” (Antonio Machado).
JON PASCUA IBARROLA @jpascuaibarrola

Ya saben que pueden enviarnos sus comentarios sobre el vídeo en nuestra web

Si lo desean también podemos atenderles en el e-mail

lawebdelmister@outlook.es

TWITTER: @lawebdelmister

facebook.com/lawebdelmister

También puede descargar nuestra aplicación en el siguiente enlace http://mobincube.mobi/374DIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s